Inteligencia y velocidad de cambio

Ser un consultor de cambio inteligente no se trata de saber solamente qué enseñar o cómo entrenar ciertas prácticas o marcos de trabajo. En mi opinión, se trata más de comprender la diferencia entre lo que creemos que los empleados saben, cuanto tiempo necesitan para adaptarse, y lo que realmente funciona para el negocio.

Aquí es donde entra en juego la inteligencia para ayudarnos a comprender las capacidades y habilidades de los individuos. Y eso es crucial si no quieres socavar la salud psicológica de los empleados.

He ayudado a varias empresas que han implementado muchas tecnologías y procesos nuevos. Los utilizan para mejorar su rendimiento y eficiencia, pero no saben cómo combinarlos con una velocidad adecuada de cambio. Muchas veces, parece que algunas organizaciones les están dando un Ferrari a sus empleados cuando tienen dificultades para conducir un Fiat 600.

Los seres humanos y los equipos colectivos tienen su propia velocidad de cambio, y si los presionas para que vayan más rápido, es posible que puedan viajar unos kilómetros y sentir la suave brisa en su cara, pero tarde o temprano, el motor se quemará y solo tendrá la opción de caminar.

No te olvides que los seres humanos no están preparados para la velocidad exponencial del cambio.

Gracias por esucharme,
Erich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s